jueves, 24 de octubre de 2013

LUIGI FOREVER

Soy Luigi, estilista de moda y me encanta mi profesión. Todo el día entre modelos, eligiendo para ellas los vestidos, los peinados y los complementos. Y asistir a todas las galas. Es trabajo, sí, pero con un glamour… Soy la envidia de todos mis amigos hetero. 

— ¿Me estás diciendo que en la última gala del «YoDona», tuviste en cueros en la misma habitación a la Pataky, a Mar Saura y a María José Suárez?
— ¡Qué pena que a mí me vayan más los tipo Unax Ugalde! 
— ¿Y están tan buenas como salen en las revistas?
— Son monísimas, pero hijo, también algo hago yo para que se las vea espléndidas.

Ahora estoy liadísimo con lo de los premios Goya. Tengo que vestir a Elsa, a Penélope y a la Verdú. 

Cada una de su padre y de su madre, con sus rarezas y complejos, no os creáis, que entre que una es bajita, la otra está enamorada y la de más allá quiere seguir haciendo papeles de jovenzuela, ¡me tienen loco! Y este año están nominadas Pe y Maribel. No, si tengo un estrés encima, que voy a acabar fatal.

— Luigi, habla con Cavalli que este año quiero ir de verde y bien apretadita.
— Que no Elsa, que a ti el verde te favorece mucho, pero que en los Goya, si vas de verde sobre la alfombra verde y encima bien ceñida, vas a parecer una lagartija.
— Ay Luigi estás en todo, a ver si la cambian otra vez a roja, que mira que somos cutres con la alfombra llena de logotipos. Se pierde todo el glamour.
— Mira cielo, te tengo reservado «un joya» con transparencias color champagne de Temperley, divino. Lo combinamos con un «clutch» de Svarosky y nada más. Unos pendientes largos y estarás radiante.
— Me fío de ti. Eres mi talismán. Te adoro, Lu.

Elsa, la verdad es que es un cielazo de mujer, cercana en su trato y siempre se deja aconsejar. 
Con Pe también se trabaja muy bien, aunque últimamente desde que está con Bard… ¡opps! ya me estoy yendo de la lengua. Voy a llamarla…

… Nada, me salta su buzón de voz: Penélope, guapa, llámame tú y dime cuándo vas a pasarte por Madrid, que tenemos que ir organizando tu look para los Goya.  Este año nada de recogidos, te quiero con tu melena natural. Estoy pensando en un Versace blanco roto de corte sirena y escote palabra de honor. ¡Vas a romper!

Con la Verdú lo tengo más complicado. Que si esto me marca las caderas, que si el rojo no me favorece, que si quiero parecer más alta. A Maribel este año la quiero elegante y discretamente sofisticada. Dior o Nina Ricci, por ahí vamos a andar.

Es lo que me gusta de mi profesión, ellas son estrellas, pero yo las hago brillar aún más.

El día de los premios todo es nervios. Los maquilladores, las peluqueras, los vestidos, las joyas, el «photocall». A ellas les preocupa, además, si se llevan el Goya, pero a mí, lo que de verdad me horrorizaría sería que las brujas del «Qué me dices!» sacasen a alguna de mis chicas en la sección «Vestidas igual: ¿a quién le sienta mejor?».

Nota: Luigi es un personaje de ficción y todos los demás… también.

5 comentarios:

  1. Un relato delicioso, Irene, es como un soplo de aire fresco.
    Besos, muchos.

    ResponderEliminar
  2. De ficción, eh? .... ya decía yo que tanta 'guapura' no podía ser normal, no son de verdad! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Has visto Paloma? Sin quererlo os he desvelado el secreto....

      Eliminar
  3. Irene, tienes un Liebster Award! pásate por mi blog a recogerlo http://devainillaychocolate.wordpress.com/
    Enhorabuena!!
    Mercedes

    ResponderEliminar